Ir al contenido principal

Entradas

¡DESCANSA EN DIOS, NO RENUNCIES!

Cuando las circunstancias abruman, quizás lo más sencillo que podemos hacer sea tirar la toalla, 😥 pero aunque esto sea lo más viable –o hablando claro: lo que nos provoque al momento– no quiere decir que sea lo más acertado. 😕
.
El propósito de la adversidad no es destruirte, tampoco aniquilar tus sueños o desanimarte; estas son simples estrategias para lograr el objetivo principal: apagar tu fe. 😳 Cuando nos cansamos, nuestra fe mengua; entonces llega el desánimo, el pesimismo, la resignación, la desesperanza, y todas esas influencias que nos llevan a renunciar a eso por lo que tanto habíamos luchado hasta el momento. 😞
.
No en vano, Pablo comparó la fe con una buena batalla, también se refirió a ella como una carrera que completó (2 Timoteo 4:7). Porque en una batalla, el que retrocede, pierde; y en una carrera, más que ganar, lo importante es avanzar a paso firme hacia la meta para que no te descalifiquen. 🙇
.
Entonces, ¿qué hacer cuándo se te enfría la fe y el desespero abruma? 💭…
Entradas recientes

¿CUIDO LO QUE TENGO?

Muchos de nosotros tenemos posesiones de gran valor monetario o sentimental, que guardamos en un lugar secreto y seguro para impedir que alguien lo tome o que se dañe… Pero, ¿Hacemos lo mismo con nuestra mente y corazón? ¿Mostramos el mismo esfuerzo para proteger y asegurar nuestra relación con Dios? Si bien nos esforzamos para cuidar esas posesiones valiosas, así también debemos cuidar nuestra vida espiritual de aquel ladrón (satanás) que no sólo quiere arrebatarnos cosas o personas de nuestra vida, sino que desea vernos destruidos. Ante la amenaza constante del enemigo, debemos ser sabios y oír el consejo de Dios sobre el cuidado que debemos tener. Cuida tu corazón “Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida.” Proverbios 4:23 (NTV) No permitas que las circunstancias adversas llenen tu corazón de tristeza, resentimiento, amargura, orgullo, etc. Cuida tus palabras “El que guarda su boca guarda su alma; Mas el que mucho abre sus labios tendrá calam…

¿MEJOR QUE YO? ¡JAMÁS!

Hace algún tiempo tenía que asistir a un evento social con una amiga; pero ella cambió de parecer a última hora y tuve que ir sola. Al día siguiente le pregunté por qué no había asistido, a lo cual ella dijo: “Todas las que iban a ir son muy bonitas“.

Ante esta inesperada respuesta, le dije que no entendía por qué eso podría considerarse una razón válida para no asistir. Ella respondió: “Cuando veo a otras mujeres más bonitas que yo, siento que soy un sapo en medio de princesas. Es horrible porque me siento mal conmigo misma y no soporto ver que otras sean más hermosas. ¡Dios es tan injusto porque no me hizo como ellas!”.
Luego cuando vio las fotos del evento, no dejaba de señalar lo bellas que se veían las demás, pero entre sus halagos se podía distinguir un atisbo de envidia. Nadie halaga sinceramente. Este no es un caso aislado. Al igual que mi amiga, la mayoría de mujeres tiende a sentirse un poco intimidadas ante la presencia de alguien a quienes ellas consideran mejores. Es por ello…

"NO APTO PARA HOMBRES"

1- Que no entiendan que ellos se pongan mal si su equipo deportivo pierde.A las mujeres no nos preocupa tanto cómo va el juego, pero para los hombres el resultado final puede cambiar su humor ¡hasta por una semana completa! Esto se debe al compromiso y el sentido de pertenencia que tienen con su equipo. 2- Que se burlen de su juego de vídeo o del hecho de que se apasionen jugándolo.Para los hombres que juegan todas las noches un tiempo determinado de su juego de vídeo, ese tiempo es sagrado y su vídeo juego es de respetar. 3- Los mensajes indirectos o poco claros.Las mujeres tendemos a lanzar indirectas o queremos que entiendan las frases “subliminales” que les enviamos. Pero los hombres son claros y directos. Les gustan las cosas concretas. Si es si es sí, y si es no es no. Cuando de indirectas se trata, no las captan y no les gustan. 4- Detestan las mujeres a dieta.Ellos no soportan que una mujer no disfrute de la comida. Y a ellos, que queman muchas más calorías que nosotras, por …

10 FRASES "NO APTAS PARA SOLTEROS"

La intención de ayudar a veces se convierte en un arma que hiere a las personas, sobre todo cuando se trata de la soltería. Con frecuencia, esta etapa de la vida se ve como algo malo e inconscientemente se espera que toda persona se case para que sea feliz. Si conoces a personas solteras, evita decirles las siguientes frases: 1. “¿Todavía sigues soltero?”Cada persona tiene su propio ritmo, especialmente en las relaciones; por lo tanto, preguntar si alguien aún sigue soltero es demostrar incomprensión y falta de tacto. Si la intención detrás de esta pregunta es saber sobre el bienestar de la persona, lo mejor es interesarse genuina mente por su estado emocional. Esto será de mucha más ayuda que decir: “¿Todavía sigues soltero?” 2. “¿Por qué sigues soltero?”Esta pregunta puede ser incómoda para muchos y es mejor abstenerse a hacerla. Esta clase de interrogantes puede abrir heridas del pasado que se ha querido olvidar. En lugar de intentar comprender la razón de su soltería, un gesto más a…

* Sanidad *

¿Quieres en encontrar paz y sanidad para tu alma? Algunas de nosotras podemos decir que probamos muchas alternativas: - Relaciones que no iban a ningún lado.

- Intimidad sexual fuera del matrimonio.
- Fiestas y alcohol.
- Prácticas orientales de nueva era.
- Búsqueda de la independencia y autorealizacion por méritos personales.
- Entre otras cosas...
.
Nada funcionó. Por el contrario, agudizó el dolor y la desesperanza.
.
Esto tiene una breve explicación: Fuimos diseñadas para únicamente encontrar paz, sanidad y realización en las manos del Creador.
.
Es nuestra fe y nuestro caminar con Dios lo que nos llena. Lo que nos sana. Lo que nos restaura y da libertad para vivir en plenitud.
.
Y tú, ¿Ya te cansaste de buscar en los los lugares equivocados? Busca de Jesús! 😉

* El Perdón *

¿Qué pasa si no quiero perdonar? Tiempo atrás, conversaba con alguien sobre la importancia del perdón. En la conversación surgió la pregunta “¿y qué pasaría si no quiero perdonar la ofensa?” Para explicarle a las malas consecuencias de guardar resentimiento contra alguien, le conté una historia: Mi historia Una vez alguien me hizo algo que afectó gran parte de mi vida. Durante un buen tiempo, esa persona se dedicó a esparcir información sensacionalista y falsa sobre mí que todos creyeron. Esto hizo que, sin conocerme, las personas tengan listas etiquetas para describirme, señalarme y rechazarme. En aquel tiempo, pese a que sabía que esa persona era la responsable, nunca hice nada por encararla ni pedirle explicaciones. Mi indiferencia ante los comentarios del resto solo ayudó a que las calumnias se hicieran más fuertes y mi vida se convierta en algo muy parecido a un infierno. Sin embargo, un buen día, esta persona se acercó a mí, llorando y confesando lo que había hecho. Entre lágri…